Experiencias de agricultura orgánica colombiana: Huerta orgánica MMR

Experiencias de agricultura orgánica colombianas. Hernando Pulido, productor orgánico, propietario de la Huerta Orgánica Mis Mejores Recetas, nos cuenta acerca de su experiencia con su sistema de producción ecológico. La huerta orgánica MMR produce, y desde Subachoque distribuye a domicilio, legumbres, frutas y hierbas condimentarias orgánicas en la ciudad de Bogotá y alrededores. También, están abiertos a recibir productores que quieran enterarse de su sistema de producción orgánico. Informes: 317-3623137 huertaorganica.mmr@gmail.com

¡Buena visualización!

Anuncios

Mis Mejores Recetas son orgánicas

Entrevista a Hernando Pulido propietario de la Huerta Orgánica Mis Mejores Recetas

En la espera, leíamos un artículo acerca de las huertas urbanas que han hecho algunos residentes de barrios en Bogotá. Mujeres mayores han reconstruido un recuerdo de la infancia, a modo de huerta en los solares de sus casas. Hoy tiene carácter anecdótico el hecho de hacer crecer hortalizas para consumo personal en el contexto de la urbe. Antes era lo esperado. No obstante, el acceso a hortalizas sanas parece ser un tema que viene retomando su fuerza desde diferentes frentes. La huerta orgánica Mis Mejores Recetas es, pues, nuestro próximo frente. Al Norte de Bogotá, en la 80 con 25, nos embarcamos hacia Subachoque.

Llevamos sólo 15 minutos de trayecto y el aire frío de la sabana se siente ya bucólico. La voz de Héctor Pulido acompaña el paisaje de la Sabana de Occidente, mientras nos cuenta acerca de su vuelta al campo y su relación con él. Como propietario de la huerta orgánica MMR, el señor Pulido conoce la actualidad medioambiental del municipio de Subachoque, en donde se halla su huerta. La geografía y la altura de Subachoque propician notable calidad de suelo y abundancia hidrográfica, constituyendo un ecosistema agradecido con las prácticas agropecuarias. Subachoque es hoy considerado municipio ecológico de Cundinamarca, debido a sus planes y acciones tendientes a conservar esa fortaleza de su ecosistema.

Identificada esa vitalidad agropecuaria, el municipio de Subachoque protege sus áreas rurales de la urbanización improductiva, en beneficio de las prácticas agrícolas tendientes a la utilización de esquemas productivos ecológicos. En esta lógica, la construcción de invernaderos y plantas industriales están excluidas de consideración, para evitar la contaminación de los recursos hídricos, que bañan con pureza los cultivos de la zona. La huerta orgánica del señor Pulido es un modelo en la región, por lo que su esquema productivo orgánico funciona como fuente de conocimiento para productores de la zona.

A 35 kilómetros de Bogotá nor-oriental estábamos en “frente de trabajo” o “Subachoque”, en lengua Chibcha. Avanzamos circundados por montañas hasta las puertas abiertas de la “Huerta orgánica Mis Mejores Recetas”. Hortalizas y frutas sanas, libres de químicos, a la puerta del hogar y con precios justos, es una alternativa a la oferta industrial de alimentos, en donde lo orgánico aún tiene poca cabida. Posibilidades de volver a alimentarse de lo sembrado con esmero en huertas locales, en donde la trazabilidad del producto toma rostro en la relación directa con el agricultor.

Allí, frente a las hileras coloridas de hortalizas y frutas en pleno crecimiento, Hernando Pulido nos contó acerca de la experiencia de producir y distribuir a domicilio, en la capital colombiana, 38 variedades sembradas con agricultura orgánica. Agricultora, comercializadora y distribuidora directa, la Huerta orgánica MMR surte en su mayoría a familias y a pequeñas tiendas orgánicas.

Huerta orgánica Mis Mejores Recetas en Subachoque

Huerta orgánica Mis Mejores Recetas en Subachoque

CERES Colombia: ¿Cómo comenzó la Huerta Orgánica Mis Mejores Recetas?

Hernando Pulido:  La huerta orgánica MMR nació en el 2005 como una iniciativa de cultivar la finca familiar. Nos asesoraron para que sembráramos sólo 5 variedades de hortalizas, pero desde el principio pensamos sembrar 36 variedades para conformar un amplio portafolio para satisfacer las necesidades de una familia. Empezamos con un área de 3500 m y ahora tenemos una hectárea sembrada. Hemos podido diversificar diferentes mercados. Surtimos pequeñas tiendas orgánicas distribuidoras de mercados de barrio. Tenemos la distribución de mercados orgánicos a domicilios, estando disponibles todos los productos del portafolio, como los de otros cultivadores que son también orgánicos. Tenemos línea de hortalizas, frutas, condimentos y aromáticas de clima frío, como acelga, espinaca, lechugas, perejil, orégano, tomillo, laurel. En fruta fresa, mora y uchuva. Nosotros somos productores y comercializadores de la huerta.

CC: ¿Cómo ha sido el proceso y la apropiación de conocimientos de agricultura orgánica?

HP: Un agrónomo especializado en agricultura orgánica nos asesoró. A medida que nos iban pasando las cosas íbamos investigando en libros, internet y basándonos en conceptos de personas que estuvieran trabajando lo orgánico. El manejo de lo orgánico es de experiencias y de compartir conocimientos para ayudarse, de compartir experiencias a raíz de los diferentes problemas. Eso es lo bonito de lo orgánico, que nos ayudamos y nos apoyamos contándonos los secretos, que no deberían ser secreto. El compartir es necesario para que Colombia pueda ser un país totalmente orgánico.

CC: ¿Qué impacto ambiental ha producido la huerta?

HP: Cuando comenzamos con la granja hace 7 años, teníamos un 20% de productividad de la tierra. En este momento tenemos un 92% de productividad. O sea, le hemos devuelto todos los nutrientes y todos los beneficios que tenía la tierra antiguamente para que haya una mayor productividad. Fuera de hemos regenerado el ecosistema. Vienen pájaros y se respira aire puro, hay paz y existe un muy buen ambiente. En los cultivos convencionales lo que se respira son los químicos, se respira polución. Entonces con lo orgánico se tiene una mejor salud. Aquí, ninguna de las personas necesita tapabocas para hacer alguno de los procesos, porque estamos respirando aire puro.

Huerta orgánica Mis Mejores Recetas en Subachoque

Huerta orgánica Mis Mejores Recetas en Subachoque

CC: Háblenos de la efectividad de lo orgánico

HP: Ser cultivador orgánico le produce a uno beneficios en cuanto a la salud y al bienestar, como económicos. Cultivar orgánico no es más caro en razón del incremento de la mano de obra. Antes uno propicia trabajo, que es algo muy importante. En los cultivos convencionales ya está muy mecanizado todo. Usan herbicidas y máquinas con las cuales reemplazan la mano de obra. Lo que se produce como orgánico tiene beneficios y rentabilidad para la persona que lo esté produciendo, bajo los parámetros y necesidades establecidas de un esquema orgánico.

CC: Como consumidor de alimentos orgánicos ¿A qué sabe lo orgánico?

HP: Es sabor a naturaleza, es un sabor limpio. Tienes el sabor original de cada uno de los productos. El tomate sabe a tomate, la fresa a fresa, el huevo no tiene sabor a químico. Los productos saben a lo que son y uno se siente realmente comiendo algo sano.

CC: ¿Cómo maneja los precios de sus productos?

HP: En el 2006, trabajó en la granja un administrador agropecuario que sacó tiempos de todos los procesos. Tiempos de deshierbe, de hacer las camas, del aporcamiento. Entonces yo sé cuánto me cuesta a mí cada una de mis hortalizas. Somos los únicos en el país que tenemos el costo real de las hortalizas. Todo el mundo, para saber el precio de una hortaliza se basa en Corabastos, por ejemplo; pero realmente el costo de decir, mire, a mí una lechuga me cuesta 950 pesos, lo tengo yo porque lo sacamos sobre los costos.

CC: Hablemos del costo de lo orgánico

HP: A comienzos del año 2000, diría yo que empezó a notarse el fomento a la oferta de productos orgánicos. En grandes cadenas de supermercados, se fijaron precios más altos que el valor ecuánime que tenía esta oferta orgánica. Nosotros que somos cultivadores y distribuidores directos sabemos que se puede tener un precio justo, al que el consumidor tenga acceso. El costo de un producto orgánico es asequible. Éste puede tener un margen levemente superior al convencional, pero el convencional tiene todos los químicos y los insumos perjudiciales para el organismo. La persona paga unos pesos más por el producto orgánico, pues sabe que está consumiendo algo que le da confianza para su salud.

CC: ¿Cómo desarrollan el conocimiento que aplican?

HP: Junto con la Universidad Nacional hemos estudiado varios temas, entre ellos el desarrollo de compost, el almacenamiento de pastos y algunos tipos de fertilizantes. De esta experiencia se sacó una serie de videos pedagógicos, acerca de las técnicas aplicadas. La huerta está abierta a los visitantes. Lo orgánico es el futuro y un futuro muy cercano. Nos interesa que la gente lo sienta, que podamos tener una naturaleza y un cuerpo sin contaminación, así como un bienestar para las próximas generaciones.

CC: ¿Cuáles considera son las características de un productor orgánico?

HP: Lo más importante es tener voluntad y deseo de cambiar. Confiar en que las cosas pueden mejorar poniéndoles empeño. Las cosas no se hacen por sí solas. Uno tiene que saber y estar al frente del trabajo. Estar pendiente de las actividades y labores. Hay que pensar en que las cosas evolucionan. En este momento cada día están desarrollando conocimiento de agricultura orgánica. Entonces es tener la confianza para utilizar el conocimiento.

CC: ¿Qué estimularía a un productor convencional a cambiar a orgánico?

HP: Creo que presenciando ejemplos y un ejemplo es esta huerta. Por eso yo he invitado a muchas personas que aún no tienen la confianza y no saben cómo pueden tener los beneficios de un esquema productivo orgánico a que vengan, lo vean y lo vivan aquí en la huerta. Que sepan que lo pueden hacer. Que vean que no se trata de altas inversiones sino de constancia, de estar uno presente, permanentemente cumpliendo con todos los requerimientos de la huerta. La huerta está abierta a visitantes. Ahora estamos montando la página web y toda la plataforma de información, pero por medio del celular me contactan para conocer el sistema de la huerta.

Don Hernando Pulido Propietario de la huerta orgánica MMR, que siembra y distribuye verdura orgánica desde Subachoque.

Don Hernando Pulido Propietario de la huerta orgánica MMR, que siembra y distribuye verdura orgánica desde Subachoque.

CC: ¿Se han asociado con otros productores de la zona?

HP: Con Fundases pensamos hacer una serie de proyectos pilotos, en conjunto con la alcaldía de Subachoque y con la Umata, para implementarlos con pequeños cultivadores aquí en la región. El objetivo es mostrar los beneficios que tiene producir orgánico, frente a la producción convencional, en vista de trabajar por una mejoría de ingresos de los agricultores locales.

CC: ¿Cuál es su motivación para certificar su producción orgánica a nivel nacional?

HP: Para nosotros es el respaldo a la labor que estamos haciendo. Nos da el aval de lo que está siendo hecho de forma correcta. Permite que haya un control de una tercera persona.  En mi concepto, el control preventivo y amigable es necesario. Al tener dudas sobre algún procedimiento le comentamos a la certificadora. Cuando vienen a mirar y encuentran algo para corregir, nos señalan las alternativas para hacerlo. Simplemente, es una labor en equipo para que la producción de la huerta se realice en las mejores condiciones.

CC: ¿Qué perspectiva tiene de la agricultura orgánica en Colombia?

HP: Considero que se consolida futuro al trabajar presente bajo esquema orgánico. La vocación agrícola del país es notable, así que hay que pensar en descontaminar el suelo, el ambiente e impactarlos en forma benéfica. Y fuera de eso, beneficiarse de un consumo alimenticio mucho más sano, con vitaminas y nutrientes. Eso tenemos que hacerlo ya. Definitivamente los químicos y plaguicidas poco a poco desaparecerán, hay productos biológicos que los están reemplazando y en mejores condiciones de producción y precio.

Hay que creer en lo orgánico. Darle su tiempo, pues esto tiene un proceso. Se tiene que tener paciencia, constancia, dedicación, saber manejar momentos de bajada y subida. Cuando se cae hay que saberse levantar y seguir adelante. Lo más importante es tener el deseo y la consciencia de que cuando uno está produciendo orgánico está haciendo un gran beneficio al resto de la humanidad. El que lo quiera hacer, lo haga con el corazón y el deseo de que está trabajando en una labor de gran beneficio para su entorno y para la comunidad. Uno debe pensar que lo orgánico es algo que hicieron nuestros antepasados y que luego vinieron otras generaciones que trajeron químicos, maquinarias sofisticadas que acabaron con la mano de obra en el campo. Lo orgánico está volviendo a estas viejas tradiciones que tienen un equilibrio con la naturaleza y que nos llevan a estar en paz con ella.

En la Huerta orgánica Mis Mejores Recetas se aplica:

Riego. El agua viene de nacederos y del cerro, siendo agua de riego natural. Luego llega al río Subachoque. Se aplica en las noches para evitar evotranspiración y propiciar un buen estado del terreno al trabajarlo.
Fertilización. Se utiliza cascarilla de arroz para cerner la tierra. Se aplica compost de desechos vegetales de la huerta y bocache preparado con estiércol, tierra, cascarilla, salvado, carbón, melaza.
Rotación. Siembras alternadas por familias, para propiciar un nivel equilibrado de productividad. Así no se siembra el mismo producto sobre la misma cama, pues cada hortaliza tiene necesidades diferentes, por lo que sustrae de la tierra distintos nutrientes.
Productividad. Niveles de 92% frente a los de 20% con los que empezó la huerta.
Deshierbe. Manual. Se dejan hierbas para proteger el terreno y contribuir con nutrientes al crecimiento de las raíces de la planta.
Control de plagas. Trampas, como la torito o de cinta engomada. Extractos de agua ají. Utilización de los elementos aportados por la naturaleza.

Huerta orgánica Mis Mejores Recetas
Hernando Pulido
Celular: 317-3623137 (Puede realizar sus pedidos a este número)
huertaorganica.mmr@gmail.com (también puede realizar sus pedidos a este correo)

Entrevista y redacción: Natalia Fernández-Ruiz
18.05.12