Desarrollo sostenible, un diálogo aún incoherente

Por Santiago Fernández Ruiz

Una vista del Sur de Cali                                                            Crédito foto: Santiago Fernández Ruiz

¿Se puede hablar de arquitectura sostenible sin hablar de ciudad sostenible? Luego, ¿De ciudad sostenible en una región insostenible? Y acaso ¿De una región sostenible en un país que no lo es? Estas cuestiones presentes en Pedro Martín Martínez, geógrafo urbano que ha planteado la tesis acerca del problema de conexión entre escalas que envuelve a la sostenibilidad urbana, en un sistema en el que la progresión de sus distintos componentes goza de compleja incoherencia. Pedro Martín Martínez es arquitecto de profesión, maestro en Política territorial y urbanística, doctor en Geografía Urbana y, actualmente, profesor del Departamento de Geografía de la Universidad del Valle. Desde la cercana visión que la ha dado su formación académica alrededor de la concomitancia entre arquitectura y urbanidad, Martínez ha enfocado su mirada hacia la confluencia de estas materias y el concepto de desarrollo sostenible. La sostenibilidad va más allá de la esfera de la producción agrícola en un campo distante. Es un concepto que encuentra uno de sus nichos más relevantes en la ciudad, sistema en donde se produce una profunda huella ecológica. CERES Colombia trasladó su mirada hacia la ciudad, en vista de generar un diálogo alrededor de la sostenibilidad urbana con el profesor Martínez. Conversación de la que seleccionamos los siguiente apuntes, que expresan la necesidad de una coherencia entre los distintos fases y acciones que configurarían una sostenibilidad, proceso que se extiende más allá de la esfera rural y urbana.

LA SOSTENIBILIDAD NO ES SOLO CLOROFILA
Huella ecológica de la ciudad

  • Creo que en ningún otro espacio o escenario cobra mayor sentido el concepto de desarrollo sostenible que en la ciudad, porque quizás la ciudad es el escenario en donde más se impacta el mundo. La ciudad es un artefacto cultural. Es una creación humana: edificios, calles, infraestructura, que vienen desde que el hombre dejó de ser nómada y empezó a impactar el aspecto geográfico. Cuando una comunidad de seres humanos se convierte en sociedad, se establece permanentemente y empieza a transformar el paisaje desde su forma, pero también desde sus relaciones de poder con el entorno natural. Entonces la ciudad y, sobretodo como la conocemos hoy, tiene una “huella ecológica” muy grande, en términos de desarrollo sostenible.
  • ¿Qué debería ser el desarrollo sostenible para el común de la gente? La posibilidad de que la sociedad permanezca en el tiempo, con unos estándares básicos de salubridad y de higiene. Posibilidades para la vida, digamos. El “no desarrollo sostenible” rompe con esas posibilidades, les genera crisis, hace insostenible la vida humana en el territorio. El tema de sostenibilidad es muy integral, no es solamente un tema del agro, del verde y de la clorofila.
  • Todos impactamos cuando hablamos, cuando respiramos, cuando comemos algo, ¿Cómo planificar el crecimiento de la ciudad, de tal manera que su impacto sea lo más regulado posible? Para que sumado esto al final del día, al final del año, se nos diga que podemos seguir viviendo aquí.
  • Entendiendo que todas las teorías de sistemas y, luego, toda la reflexión sobre la sostenibilidad de las actividades humanas es un problema de escalas – y además de escalas interconectadas y concurrentes –  ¿Cómo hablar de arquitectura sostenible en una ciudad insostenible? La sostenibilidad no puede funcionar a una cierta escala y luego, en las otras, romperse.

EL RADIO DE IMPACTO DE LA CIUDAD
Aristas

  •  ¿A dónde llegan los impactos de los residuos de Cali? Ahora el basuro de Cali está en Yotoco ¿Cuántos kilómetro hay de Cali a Yotoco?  Las volquetas llenas de residuos van por la vía Panorama, que era una vía, como su nombre lo dice “panorámica”, bonita de ver y recorrer pero que con esto se convierte en una vía fea. Si vas en un vehículo detrás de las volquetas, pues ves bolsas de basura caer. Y si pasas por el basuro allí en Yotoco, kilómetros antes y después, el olor es horrible. Los lixiviados terminan en el río Cauca. Entonces eso es ampliar el rango de acción del impacto de una ciudad sobre el territorio. Ahora, eso es sólo en la variable de basuras. Se amplia el impacto de la ciudad sobre el territorio y sobre sus posibilidades de sostenibilidad en el tiempo. Eso tiene unos límites, como límites a la vida del río, por ejemplo; de que un río como el Cauca pueda ser bocatoma o fuente para los acueductos locales de muchos municipios que están a lo largo de su cuenca.
  • ¿Cuánto plomo hay en el aire, resultado de las emisiones de CO2 y del consumo de combustible con la llegada de más vehículos a la ciudad?  Acaso ¿Pueden llegar todos los vehículos que quieran? ¿No hay límite? o ¿el límite es la congestión? ¿Vamos a seguir haciendo vías espagueti como en Miami o en los Ángeles? ¿Y puentes? ¿Infraestructura para garantizar que todo el mundo se pueda mover? ¿Sin que pensemos en los límites de la salud humana? Son preguntas que hay que hacerse.
  • Además de residuos sólidos y líquidos, la demanda de agua es un tema complejo.  En Cali se habla de buscar agua cada vez más lejos. La ciudad crece hacia el Sur y se conurba con Jamundí, tema metropolitano. Cali también crece en Jamundí e incluso en diferentes estratos. Por ejemplo en Terranova a orillas del río Cauca, pero también en condominios ¿Hasta dónde llega el impacto residencial? Por ejemplo, las bocatomas de la ciudad están al oriente, entonces la tendencia de la ciudad es buscar bocatomas al sur. Se habla del río Timba o Salvajina como fuentes, e incluso de traer agua de la vertiente del Pacífico a la del río Cauca. De ir al río Anchicayá con un tubo, atravesar la cordillera. Tan sólo en la distribución de agua ya se identifican una cantidad de impactos que genera la ciudad. Por eso creo que el concepto de desarrollo sostenible se aplica muy bien a todo este asunto.

SOSTENIBILIDAD EN LA LEY Y PLAN DE ORDENAMIENTO TERRITORIAL
Fuera del papel, la realidad se valida.

  •  Desde la Constitución del 91, cercana a La cumbre de Río que es del año 92, ya se estaba moviendo el tema de la sostenibilidad. Luego se adquirieron compromisos en Río que Colombia suscribió y que vinieron permeando toda la legislación que vino de allí en adelante. Así, la Ley 99 del 93 crea el Sistema Nacional Ambiental y reconfigura las corporaciones ambientales regionales volviéndolas departamentales. La legislación ya tiene en el centro de su preocupación la sostenibilidad. Se instauran leyes como la 388 del 97, que obliga a los municipios a hacer planes de ordenamiento en donde uno de los objetivos de esa planificación es tratar de que la ocupación del territorio – que hace cada sociedad con sus particularidades geográficas, económicas o sociales – apunte hacia una preocupación por la sostenibilidad, ambiental.
  • Para centrarnos en Cali, vemos que en la ciudad comienza a haber arquitectura bioclimática; pero si se observan las áreas de expansión de Cali-Jamundí en el POT1 de Cali, simplemente se valida la realidad años después: valida que la sociedad no prevé, cuando prever es el ejercicio real de la planificación, el anticiparse a, el colocar límites.
  • Aún cuando en el POT la retórica de la sostenibilidad, “procurar un desarrollo sostenible en el tiempo y en el espacio”, es uno de sus cuatro elementos principales, en concreto en lo que refiere a áreas de expansión es ausente la consideración sobre cómo comportarse hacia los ríos Lilí y Pance, por ejemplo. No hay ninguna preocupación por hacer crecer el Parque de la Salud, que es una iniciativa interesantísima y necesaria, sino que al contrario, lo que encontramos son planes de urbanización para todo el valle de inundación del río Pance.

EL RÍO ENTUBADO, EL RÍO CAÑO
De espaldas al río

  • Circulan noticias acerca de que el río Pance será entubado para poder llevarle agua a todo este nuevo desarrollo. Esto no sólo afecta al suelo de su entorno. Hay una bocatoma de agua potable en el Nor-oriente de la ciudad sobre el río Cauca, desde la que la ciudad gastaría mucho dinero en reenviar agua en tubos y en subestaciones de re-bombeo para que cuando crezca la ciudad, el agua le llegue con presión suficiente; sin contar que el crecimiento se da en alturas también, en los edificios, pues se requiere que el agua llegue con buena presión. Pero ya no es sólo el problema de conducir el agua con presión, si no que el agua ya no es suficiente. Entonces, a medida que la ciudad crece hacia el sur es mucho más costoso el tema del agua. Esto permite hablar de “entubemos el río Pance”, río que vendría a convertirse en la despensa lógica de todo este escenario de expansión. Esto acabaría con su caudal ecológico, con su cauce y, sobretodo, constituiría una expansión ya equivocada de la ciudad.
  •  Lo mismo pasó con el río Cali, luego con el Cañaveralejo y el Lilí, que quedaron absorbidos por la ciudad aplanadora, que como una mancha de aceite los va cubriendo sin integrarlos. En muy pequeños espacios la vida urbana se ha enriquecido, como en el parque del Ingenio con el río Melendez, en donde se luchó que unos pequeños espacios urbanos se integraran paisajística y funcionalmente. En esos pequeños puntos, muy localizados y muy anecdóticos, la idea de sostenibilidad tiene sentido y tiene carne, fuerza; uno puede identificar cómo el medio natural coexiste; hay una relación con el río, en donde éste trae vientos, permite una vegetación agradable, mejora microclimas de entornos próximos a estos barrios; genera diferencias en la ciudad. La ciudad no es toda es igual, edificios y edificios que se suman en la planicie si no que debe tener acentos, identidades locales.
  • Lo que identifico en mis estudios alrededor de ordenamiento territorial y desarrollo sostenible es que tanto en la norma, como en el POT y en la ciudad, la tendencia es a ocupar el máximo de suelo posible para rentabilizar unas inversiones, vender y hay poca preocupación sobre el hábitat que se está construyendo y cuál es el impacto que va a tener eso. Entonces no se limita la urbanización ni se le regula.
  •  Se recordará que el río era la cloaca de las fundaciones. Al lado del río Cali se constituyó la fundación de la ciudad, pues, por un lado, garantizaba la captación de agua en un esquema básico: captar agua limpia arriba, en donde no hay población y aguas abajo para la excretas, con la mentalidad de que la ciudad nunca iba a crecer más allá de esas manzanas. Pero la ciudad creció y creció con ese imaginario, es decir, de espaldas al río. El tema del río es bien importante en la fundación y en el crecimiento de la ciudad y cómo ésta expresa la transformación de ríos en caños. Eso no es un eufemismo sino que es una realidad que uno vive. Detrás de eso hay realmente una cultura que sigue entendiendo al río como una cloaca. Es un mecanismo que puede sacar las aguas de la ciudad para llevarlas lejos de nosotros. Allí hay un tema cultural y político.

ALGUNOS MÓVILES DE LA AUSENCIA DE LA SOSTENIBILIDAD
Niveles infinitos

  • Las elites económicas están vinculadas, por no decir que son las mismas elites políticas, en el consejo, por ejemplo. Entonces, sin hablar de corrupción se puede hablar cómo desde lo político se da prioridad a intereses particulares, al buen negocio, aunque no necesariamente se recurra a la corrupción, sino que simplemente no hay una política pública que vele por el interés general. Por ejemplo ¿Dónde está la política pública para Pance? Que todo Pance estuviera rodeado del parque de la Salud sería una integración ideal del río. Hay mucho dinero que mueve votos y campañas; tenemos actores políticos y económicos sirviendo al mismo fin.
  • El tema de la corrupción es otro de los niveles. No falta el funcionario que cambie el uso del suelo, que venda un parque y que un notario se preste a cosas nefastas como estas. Un bien público convertido en un bien privado: pasar una zona residencial a una industrial, permitir más altura en los edificios, siendo algo que viola todas las normas y que cambia el POT. Luego falla la justicia lanzando el mensaje de que hicieron eso y no pasó nada jurídicamente.
  • Se venden también retóricas demagógicas. Por ejemplo, cambiar el uso del suelo para que venga Carrefour y genere empleo o si no el inversionista se va y nos quedamos con un suelo muy bonito y todo pero sin empleo. Entonces el ciudadano está de acuerdo, pues llega Carrefour con más empleo, más oferta y los precios bajan.
  • Otro aspecto es la formación deficitaria de nuestros arquitectos a nivel de pregrado y postgrado. El profesional privilegiado para este tema es el arquitecto al que se forma muy poco y muy mal en la materia del territorio. El arquitecto cree que su responsabilidad es sólo el edificio y lo de allí para afuera lo resuelven otros. Esto es preocupante porque se rompe la relación arquitectura-ciudad. Entonces el edificio puede ser bioclimático, sostenible en sí mismo, pero de allí para afuera ¿en dónde se expulsan excretas, las aguas servidas? ¿de dónde se capta el agua y la energía? Casi Después de 45 ó 50 años de fundada la escuela de arquitectura en Cali, recién ahora  apareció la maestría de arquitectura y urbanismo. Ya existían especializaciones en paisajismo, pero muchos años después se abre el postgrado en urbanismo que permite a los arquitectos formarse a esa escala y reflexionar sobre esa relación edificio-ciudad.
  • En la cultura ciudadana hay muchas fallas, por ejemplo, si se cobra una tasa ambiental en el recibo de los servicios, no sólo el tubo y el tratamiento, sino también la siembra de árboles, reforestación, tratamiento de cuencas, hasta allí le llega a la gente el interés por el desarrollo sostenible.

EL MODELO DE DESARROLLO QUE IMPERA EN CALI
Diálogo incoherente

  • En Cali funciona un modelo de desarrollo al servicio del desarrollo económico-financiero. Los grandes grupos empresariales quieren vender y vender. El fracaso diría yo que viene desde el plan general de desarrollo del año 69. En el plano que se hizo, era clara clara la preocupación por el desarrollo sostenible. En el mapa del plan, el sector del río Pance se sacaba de toda iniciativa de desarrollo urbano. Lo mismo el río Melendez y Lilí. Aguablanca y las lagunas se concebían zonas para recreación y turismo, asociado a fases del crecimiento e inundación del río. Es decir, se tomaba en cuenta todo el tema de amenazas y riesgo naturales e inundaciones. Sin embargo, cuando el suelo se agota lo convierten en casas. Todo eso va amarrado sistémica y escalarmente. El edificio, la casa, el área metropolitana, la región. Todo esta en un diálogo incoherente que apunta a todo menos a otra cosa que el desarrollo sostenible.
  • El modelo de desarrollo sostenible tiene que hablarse en términos municipales, regionales, subregionales y nacionales.

EMPODERAMIENTO POR PARTE DE LA CIUDADANÍA
Crisis de participación y representación

  • La ley obliga a que el plan de desarrollo sea concertado y con participación ciudadana. Debemos preguntarnos, ¿Cómo se empodera al ciudadano? ¿Cómo se le brindan los mecanismos de participación?¿Cómo se le hace seguimiento, a las acciones municipales? ¿Qué metodologías utilizan los consejos que representan a toda una ciudadanía? Nunca he escuchado un debate de estos en la universidad y supuestamente hay un representante de las universidades en el comité de planeación, comité por el que debe pasar el POT, sus ajustes y plan de desarrollo municipal. No nos han convocado como comunidad para debatir y luego llevar el consenso de esa comunidad. El representante termina siendo un arquitecto de una firma constructora. Entonces hay crisis también de la representación de la participación.
  • Es necesario formar a la gente para que participe. Hay que socializar los temas, los diagnósticos. Dar información suficiente para que se forme opinión pública. No simplemente contar con el voto del ciudadano sino con su participación. Pero el ciudadano común no asiste a este tipo de discusiones, en donde no entiende nada por qué ha fallado ya de por sí el proceso de socialización y también conviene que no vaya. Entonces el plan de desarrollo de una ciudad termina siendo un tema de unos escasos técnicos y políticos.

ACCIONES SOSTENIBLES EN LA URBE
Dechados

  • Recoger las aguas residuales y evitar que vayan al río.
  • Comprometer a la PTAR2 a recoger todas las aguas servidas y no solamente un porcentaje.
  • Poner límites al interés particular.
  • Mejorar el tema de la movilidad. Todo esto tendría impacto en la ciudad, en la región y en el mundo. Si el MIO funciona, y si funciona metropolitanamente, reducimos una cantidad de viajes diarios entre Jamundí- Cali, Palmira-Cali, Yumbo-Cali, porque el sistema masivo sería más rápido, más barato, más seguro. Entonces la gente quizás deje de comprar carros a lo loco.
  • Regular la expansión ¿Para dónde crece la ciudad? ¿Hacía dónde no debe crecer? Si dejamos de permitir la expansión tan dispersa en el territorio, reduciremos también el las necesidades de movilización. Tratamos entonces de compactar el territorio, con mecanismos como estímulos. Sin embargo, todos los mecanismos de motivación son complejos y necesitan de una política pública definida y comprometida con la cultura ciudadana y el sector privado. Y eso es tema de mediano y largo aliento ¿no?

ANÉCDOTAS DE ARQUITECTURA Y SOSTENIBILIDAD EN LA URBE
Instrumentos

  • Algunas propuestas sostenibles desde la arquitectura y sus distintos instrumentos: Edificios bio con aprovechamiento de aguas. Manejo de residuos. Tanques reducidos pero más eficientes en el tiraje. Casas que reciclan el agua de lavaplatos y lavamanos para luego verterlos en los aparatos sanitarios. Re-utilización. Terrazas con recepción de aguas lluvias. Bombillos de bajo consumo. Luces que se apagan al salir la persona de un recinto. Materiales que regulan el frío y el calor. Reducción de la utilización de luz eléctrica de acuerdo a diseños que privilegien la iluminación natural. Buena relación de aire natural que permita un mejor confort técnico sin requerir un aire acondicionado. La implementación de esto cuesta, pero a largo plazo se disminuye el costo de los servicios.
  • El autoconsumo de hierbas gourmet que se pueden tener en contextos urbanos y que generan impactos en el microclima. ¿Qué estrato va a aceptar esto y cómo va cumplirlo? También es un tema cultural.

Desde CERES agradecemos las inquietudes que nos generó el profesor Martínez a partir de sus concienzudas y académicas reflexiones acerca de la sostenibilidad urbana. Y los convidamos a compartir sus propias reflexiones acerca de lo que como ciudadanos podemos llevar a cabo para promover la sostenibilidad desde nuestros
propios hogares.

1 POT: Plan de Ordenamiento Territorial
2 PTAR: Planta de tratamiento de aguas residuales

Redacción y entrevista: Natalia Fernández-Ruiz
Santiago de Cali, 2012.