Conozcamos el gallinero feliz

Proyecto Gallina Feliz – Bienestar avícola – Fundases – YouTube.

Liderado por Fundases y el Centro de Investigación y Transferencia de Biotecnología Coraflor, el proyecto Gallina Feliz tiene el propósito de procurar bienestar a las gallinas ponedoras, asegurándoles una calidad de vida que respete su ciclo de vida y obteniendo de ellas huevos y carne de alta calidad nutritiva. La aplicación de Tecnología EM en el gallinero arroja gratos resultados como una óptima salud aviar, devolución a la tierra de los nutrientes que se extraen de ella, control de amoniácos y olores, disminución de moscas, economía en el proceso, manejo de desechos orgánicos. Entrevista en la granja Coraflor a Juliana Paola Calderón Vega, agrónoma de Fundases, por CERES Colombia Ltda.

Anuncios

Gallinas felices

La historia de la tecnología viene corriendo desde que el hombre primitivo identificó el poder del agarre de sus manos. En una carrera cada vez más acelerada, los avances tecnológicos toman forma para metamorfosearse rápidamente en otros. Es un ciclón en donde la evolución social humana parece quedarse jadeante ante la marcha de la ciencia. Surge la confusión de usos y alcances de la tecnología en un sinnúmero de prácticas nefastas y pancistas. En ese contexto, también afloran mentes líderes que se agrupan para explotar la tecnología al beneficio del medio ambiente y de quienes lo habitan.

En Madrid Cundinamarca funciona el Centro de Investigación y Transferencia de Biotecnologías Coraflor, dedicado a la investigación y al desarrollo de producción agropecuaria limpia, eficaz y respestuosa del medio ambiente y sus seres. Establecido por la Corporación Minuto de Dios y liderado por Fundases, el CITB Coraflor permanece con las puertas abiertas en el kilómetro 1,5 de la vía Puente Piedra-Subachoque. La Granja Vivero Coraflor se extiende sobre 23,5 hectáreas, de las que 11,5 hectáreas sirven a la zona productiva y 14 permanecen en bosque nativo.

En la granja, se generan procesos de conservación de recursos, manejo de desechos orgánicos, diseño de jardines, reforestación de cuencas hídricas a partir de plantas nativas,  así como proyectos de porcicultura, avicultura y pecuarios, todos tendientes a integrar los elementos de los distintos esquemas productivos en una relación de mutuo beneficio. Asimismo, el conocimiento generado se transmite a productores o personas interesadas en aplicar la biotecnología a sus emprendimientos.

El proyecto “Gallina Feliz” toma forma en esta granja. Gallinas ponedoras que salen curiosas, pastorean y entran al galpón en plena tranquilidad y a voluntad. Una caminada fresca entre las plantas las conduce a alimentarse directamente de la quinoa. Las faustas gallinas producen huevos sanos, sabrosos y voluminosos, en un galpón en donde la construcción de jerarquía es permitida. En sus cacareos en alborozo, ausente está la angustia causada por el sofoco y la oscuridad que producen los galpones comerciales convencionales. La lógica de la productividad inmediata no toca la existencia de estas ponedoras, que cumplen su ciclo endureciendo sus carnes como les es natural a los cuerpos que se desplazan; cuerpos vivos, no alimentos desde que salen del cascarón. Ante el extraordinario desorden de plumas, picos completos, cuerpos robustos e incesantes cacareos Juliana Paola Calderón Vega, agrónoma de Fundases, habló con CERES Colombia acerca del proceso que el proyecto “Gallina feliz” ha tenido en la granja Coraflora y de los efectos que la aplicación de la tecnología EM ha tenido en este desarrollo.

Juliana Paola Calderón Vega, Agrónoma Fundases.

Juliana Paola Calderón Vega, Agrónoma Fundases.

En una gallina feliz el estrés es cero y el menú variado

Juliana: El proyecto gallina feliz consiste en disminuir al máximo el estrés animal. Estamos trabajando con las normas de bienestar animal con el fin de proporcionarle a las gallinas un ambiente adecuado en donde ellas puedan pastorear. No las despicamos como comercialmente se manejan las aves, las dejamos con su pico completo. Esto con el objetivo de que ellas puedan consumir todo el forraje que se les suministra.

En el pasto sembramos avena, quinoa, alfalfa, trébol rojo y les traemos todos los residuos de las cosechas; de los brócolis, las cebollas y lechugas. Compramos sólo la alfalfa peletizada, y todo lo que son granos. Empezaremos a trabajar con forraje verde hidropónico, con germinados de maíz, lentejas y garbanzo. Esto proporciona mayor bienestar para la gallina y un valor agregado en la calidad del huevo. Los huevos tienen una yema mucho más roja, a nivel comercial el cliente lo acepta mucho más.

Para el el control de parásitos, manejamos las tecnologías de los microorganismos (tecnología EM). Microorganismos en el agua de bebida como probióticos para las aves. Como fuente de calcio les damos leche en los bebederos. Ellas están sueltas, entran a voluntad. Cuando salen de este potrero, traemos follaje todo el tiempo para que no se descompense la alimentación. Les damos una pequeña proporción de concentrado porque son líneas de gallinas de alta producción, pero en su mayoría ellas mantienen pastoreando en medio del forraje.

    Respetando el ciclo de la vida. Huevos y carne de calidad

J: Después de las 61 semanas de producción, cuando ya no es rentable tener las aves para producción de huevos se ofrecen como carne. Esta raza es una línea multipropósito. Tenemos la raza Lohmann Brown. La gente la compra para el sancocho o para enrazarla con sus gallos en las fincas. Hemos tenido comentarios que dicen que el sabor es de gallina criolla. Es un sabor agradable y no insípido.  En cuanto a la textura la coloración de la piel es más amarilla, es más oscura de la que uno compra tradicionalmente en el mercado. Si es un poco dura porque las aves mantienen caminando, pero gusta mucho este tipo de ave. Pues ellas están contentas. No las motivamos con luz ni las estimulamos para que produzcan. Sí estamos sacando porcentajes de postura y hacemos índices de producción, pero no las estimulamos para que produzcan más de lo que pueden producir.

El interés de nosotros no es tener una cantidad de huevos sino producir un huevo de excelente calidad que pueda tener un valor agregado y que el cliente vea que puede tener unas gallinas a nivel tradicional y que pueden ser rentables. Que puede vender el huevo a un buen precio. Que no tiene que tenerlas encerradas como normalmente se maneja sino que puede tener a bajo costo instalaciones de madera y puede tener las aves bien. Nuestra instalación está hecha desde el 2008 y no se ha deteriorado; la madera salió de la finca, entonces son costos que en realidad benefician al productor, lo ideal es transferir este tipo de producción a la gente.

 Antes, la Gallina era Feliz y la gente paciente
Conocimiento tradicional

J: Se podría decir que este esquema viene del conocimiento tradicional. Normalmente en el campo la gente tiene sus gallinas sueltas y ellas tienen cerchas, tienen su jerarquía. Esto se fue perdiendo cuando se comenzó a implementar la avicultura convencional. Quisimos retomar la producción tradicional para que el productor vea que no tiene que tener grandes cantidades de dinero para producir un producto de buena calidad. Sino que con lo que tiene en la finca y bien manejado lo puede hacer. La idea es transferir esto a los pequeños productores que hasta ahora están conociendo el sistema o que lo quieren hacer a nivel comercial y que sea competitivo en el mercado. El huevo criollo se paga bien, pero los productores no saben cómo entrar en el mercado y cómo ser competitivos. Y la idea es poderle enseñar al productor, mire esta es una instalación en donde tengo 500 aves. Usted puede usted ser competitivo con forrajes, suplementos, entrar en el mercado con otro tipo de huevo. Entonces la gente se emociona con meterle otra vez pasión al campo, meterle trabajo,  paciencia, porque eso se ha perdido mucho.

Gallinas pastoreando entre plantas de Quinoa

 La motivación de la tecnología EM
Microorganismos eficaces

La motivación del proyecto Gallina Feliz fue demostrarle al productor que la tecnología EM funciona no sólo en agricultura sino en ganadería, porcicultura y gallinas ponedoras. Ya se había visto en Costa Rica y en otros sistemas de explotación que tenían gallinas en pastoreo, entonces quisimos adoptar esa idea a ver cómo funcionaba en la sabana de Bogotá. Se temía por el frío y las inundaciones pero funcionó muy bien y sin problemas de plagas ni de enfermedades. A la gente le causa curiosidad ver un sistema que ya casi no se usa. Ahora el boom es que toda la gente tenga a las gallinas así, sueltas, caminando.

La estupenda fauna de microorganismos
Tecnología EM, usos y orígenes

J: La tecnología EM consiste en un grupo de microorganismos benéficos como levaduras, hongos, lactobasilos, también bacterias fotosintéticas. Éstos trabajan en equipo para degradar el material orgánico. Al degradar materia orgánica se genera una exposición controlada, es decir, podemos controlar olores, moscas. En el tracto digestivo de las aves funciona como probiótico. Protege el sistema inmune y disminuye cantidades de amoniaco en la gallinaza, a comparación de como se vería normalmente en un galpón. Hay control de olores, no es insoportable el olor. Esta tecnología me ayuda a bajar costos en relación a los sustratos. Las camas profundas no las cambiamos en todo el año que las gallinas están allí; simplemente se aplican los microorganismos EM y se hacen unos volteos. Entonces eso funciona como un compostaje, los microorganismos están haciendo una digestión con esta materia orgánica que se les incorpora que es la gallinaza. Se alimentan de esa gallinaza y controlan amoniaco, moscas, patógenos, plagas. Entonces  la tecnología EM es trabajar de la mano con los microorganismos benéficos que antes ignorábamos, o no sabíamos que existían, para fortalecer nuestros sistemas de explotación.

J: La tecnología EM es japonesa, desarrollada por el profesor Teruo Higa. Él empezó a aislar microorganismos, con el trasfondo del manejo de las energía, la conservación y la sinergía con el medio ambiente. Al aislar los microorganismos, pudo detectar compatibilidades entre éstos y sus usos. Él le trasmitió esta tecnología a Fundases. En Colombia nosotros somos pioneros en esta tecnología. Actualmente, la tecnología también la tiene Ecuador, Chile, Argentina, entro otros países del mundo. En Fundases nuestro propósito es poder transferir la tecnología a otros productores, pues tiene muchos beneficios. Hoy en día entidades como la CAR y la Umata, que se interesan por los sistemas pecuarios y agrícolas, restringen mucho a los productores con los planes de manejo ambiental. Entonces, un productor con un plan de manejo ambiental basado en esta tecnología puede asegurar la no contaminación de aguas, le devuelve el componente biótico al suelo en compostajes, garantiza bienestar a los animales, le aporta nutrientes al suelo. Lo ideal es que en Colombia todo lo que extraemos lo podamos recuperar, reponer. Con esta tecnología podemos devolverle al suelo todo lo que le sacamos.

   Huevos felices a la venta y conocimiento libre. Ecos
Comercialización y transferencia de conocimientos

J: Los huevos orgánicos los comercializamos directamente en la granja Coraflor y el punto de venta de Fundases en Bogotá. Estamos haciendo alianza con la Huerta orgánica Mis Mejores Recetas, para ver si podemos dar a conocer los huevos en Bogotá, ya que es muy complicado conseguir un huevo orgánico allá. Y si lo consigues te lo cobran carísimo. La gente de la zona, primero ve las gallinas y luego compra el huevo, pues necesitan creer que es un huevo de calidad. Nuestro interés es llegar a Bogotá y a otras zonas para dar a conocer este huevo de alta calidad y sabor.

J: En cuanto a la producción de Gallina Feliz, tenemos a personas interesadas en San Francisco. Casualmente ha sido más complicado en la región de Madrid que es en donde estamos. Conocer el proyecto ha interesado más a productores que vienen de lejos, hasta de Puerto Gaitán – Meta; gente de otros sitios lejanos son los que miran por internet las fotos, vienen a conocer la tecnología y van y la aplican en sus fincas.

A través de nuestra página web y Facebook pueden enterarse de nuestra labor en la granja. También de la actualidad de nuestro centro de investigación y de transferencia de biotecnologías. Cuando la gente visita la granja empieza a entusiasmarse y llaman a familiares y amigos, generándose una cadena de comunicación.

Fundación Fundases – Minuto de Dios
Teléfono: 4304454 (Bogotá)
Km 1,5 Vía Puente Piedra-Subachoque
http://www.fundases.com

Entrevista y redacción: Natalia Fernández-Ruiz
Comunicaciones CERES Colombia Ltda
Madrid, Cundinamarca, Colombia. 2012.